wasa
El resumen de lo que Dios exige es: "Amars al Seor tu Dios con todo tu corazn, y con toda tu alma y con toda tu fuerza" (Deuteronomio 6:5)
El entrenamiento más completo según la ciencia

Fecha de Publicaci�n: 22-11-2017 // Salud


uando nos decidimos a hacer ejercicio, surgen tres cuestiones fundamentales: cuál es el más adecuado, cuántas sesiones semanales necesitamos y, sobre todo, cuándo veremos algún efecto. La mejor opción son los circuitos en los que se alternan cuatro o cinco actividades de distinto tipo con periodos de descanso entre serie y serie. Los entrenadores dicen que, sin matarse y escogiendo bien la tabla de actividades, el cuerpo lo notará en 66 días.

Planifica la sesión; salir exhausto no es garantía de buenos resultados

¿Qué es mejor, entrenar la fuerza o la resistencia? Estamos ante la eterna pregunta a la hora de practicar ejercicio. Nos surge porque disponemos de poco tiempo en el día a día y queremos, lógicamente, sacar el máximo rendimiento a nuestra actividad. Pero elegir entre ambas es una visión equivocada, ya que nos lleva en la mayoría de los casos al error de pegarnos un palizón aeróbico, pensando que con ello quemaremos más grasas, o a rutinas con mucho peso con el objetivo de ganar más músculo.

La realidad es que las personas que logran entrenar de forma continua lo hacen de promedio dos veces por semana y no más de cuarenta minutos en cada ocasión. Con esta media, si queremos generar cambios significativos en nuestro cuerpo para mejorar la salud y la estética, hemos de cambiar de perspectiva. Al centrarnos un día en la masa muscular y otro en los ejercicios aeróbicos, el estímulo al que se somete al cuerpo es insignificante, aunque acabemos extenuados.

La razón se haya en que el organismo no sabe si corre delante de un león para sobrevivir –y está haciendo un sobreesfuerzo por ello– o si entrena por un objetivo saludable. Así que, si está ocho horas sentado u otras tantas de pie y de pronto se le impone una actividad física intensa y sin ordenar, su tendencia será a protegerse. Ni quemará más grasa, ni generará más músculo; al revés, intentará reservarse y gastar lo menos posible, por si el esfuerzo se prolonga en el tiempo. Su reacción resulta biológicamente lógica.

Entonces, ¿cuál es la dinámica ideal? La respuesta es muy sencilla: combinar las dos modalidades en una misma sesión o en diferentes momentos pero dentro del mismo día. Los profesionales lo llaman entrenamiento concurrente. No obstante, tras dar respuesta a la primera pregunta, nos surgen al menos dos cuestiones más. La primera: ¿cuánto tiempo es necesario emplear para notar cambios significativos en el cuerpo? Y la segunda: ¿cómo combinar los ejercicios de fuerza y los de resistencia en cada sesión?


Galeria de Imágenes

wasa
Observaci�n: AMAMBAY NOTICIAS no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
Ultimos Blogs
La gran leccin de los libres
Publicado por: Juan Pelayo Jimenez
Fecha: 17-07-2013
El mosquito es un bichito chiquitito
Publicado por: Juan Pelayo Jimenez
Fecha: 09-07-2013
Cracolandia.
Publicado por: Juan Pelayo Jimenez
Fecha: 04-07-2013
Quien nos ha robado el sueo?
Publicado por: Juan Pelayo Jimenez
Fecha: 02-07-2013
Ms empeo y patriotismo para superar los problemas nacionales
Publicado por: Jos Torres Pollero
Fecha: 02-07-2013