wasa
El resumen de lo que Dios exige es: "Amars al Seor tu Dios con todo tu corazn, y con toda tu alma y con toda tu fuerza" (Deuteronomio 6:5)
Cómo el tailandés Chaleo Yoovidhya construyó el imperio de Red Bull

Fecha de Publicaci�n: 06-09-2017 // Curiosidades


El día en que el empresario tailandés Chaleo Yoovidhya mezcló cafeína, azúcar y un aminoácido llamado taurina, dio inicio al imperio de Red Bull, la mayor compañía de bebidas energéticas del mundo.

Yoovidhya generó una fortuna de US$22.000 millones, lo que ubicó a su familia como la cuarta más rica de Tailandia gracias esa “fórmula mágica” y a una gigantesca campaña de marketing que la hizo famosa en casi todo el mundo.

Con sede central en Austria, la compañía facturó cerca de US$7 .000 millones el año pasado , según informa la propia empresa en su reporte anual.

Pero, ¿cómo se construyó este imperio económico?

El tailandés Chaleo Yoovidhya empezó vendiendo antibióticos en los años 50.

Más tarde trabajó en la idea de crear bebidas energéticas dirigidas a la clase trabajadora. Fue en 1975 cuando inventó un brebaje que llamó Krating Daeng o “toro rojo” en tailandés, que se vendía a bajo precio.

Un día el emprendedor austríaco especializado en marketing Dietrich Mateschitz, mientras estaba de vacaciones en Tailandia, descubrió el producto, compró el 49% de la empresa y le hizo algunos cambios a la fórmula original para adaptarla al gusto occidental.

La asociación entre Yoovidhya y Mateschitz potenció la expansión del producto más allá de las fronteras asiáticas. Fue así como en 1987 la compañía conocida hoy como Red Bull GmbH, lanzó por primera vez la bebida en Occidente.

No fue muy popular en el mercado europeo hasta que logró masificarse cuando llegó a Estados Unidos en 1997, en medio de una gigantesca campaña publicitaria que creó una marca asociada a los deportes extremos y la cultura de la adrenalina.

Mateschitz, de 72 años, controla una fortuna estimada en unos US$12.000 millones de dólares, que lo ubica en el puesto 80 del ranking de los hombres más ricos del mundo, según el índice de Bloomberg.

¿Quiénes son los actuales dueños de la empresa?

Por su parte, la familia Yoovidhya es dueña del 49% de Red Bull GmbH, mientras que el hijo mayor del patriarca tiene un extra 2%. El 49% restante continúa en manos de Mateschitz.

Además, siete miembros de la familia Yoovidhya son propietarios de T. C. Pharmaceutical, que controla el 51% de Red Bull China. El resto es del empresario tailandés-chino Chanchai Ruayrungruang, también conocido con el nombre chino de Yan Bin.

La industria de las bebidas energéticas a nivel global está en auge.

Red Bull tiene una cuota global del mercado de 30% y T. C. Pharmaceutical del 12%, según estimaciones publicadas por la consultora Bureau van Dijk, basada en Londres.

El resto de los competidores en el segmento de las bebidas energéticas también ha acumulado fortunas millonarias, como por ejemplo, los dueños de las marcas Monster y Rockstar.

El polémico nieto

Esta semana Interpol lanzó una orden de captura internacional contra Vorayuth Yoovidhya, nieto del patriarca de Red Bull, quien fue acusado de atropellar en 2012 mortalmente a un agente de policía manejando su Ferrari por las calles de Bangkok.

La policía dijo que el joven, que entonces tenía 27 años, arrastró el cuerpo de la víctima más de 100 metros bajo las ruedas de su auto, aceleró y se dio a la fuga. Sin embargo, pasaron seis meses antes de que se presentaran cargos y Yoovidhya, también conocido como “the boss”, lleva años eludiendo la justicia.

El joven ha sido visto públicamente participando en fiestas y disfrutando de lujos extravagantes como paseos en su jet privado alrededor del mundo, participando en carreras de Fórmula Uno o conduciendo su Porche Carrera en las calles de Londres

Gran parte de la opinión pública en Tailandia lo ha criticado.

El argumento central es que el caso del heredero de Red Bull es otro ejemplo de los históricos privilegios de los que disfruta la clase más pudiente del país asiático y, particularmente, los llamados “niños ricos de Tailandia”, que suelen recibir sentencias mucho más blandas que el resto de la población, según informa la prensa local.


Galeria de Imágenes